Belou +34 91 3456486

El email: el reto de la sencillez y la efectividad

Idea+web+base… Ahora ya es el momento de pensar en la pieza que vamos a enviar por email. Este tema tiene muchos vértices que darían para escribir y hablar durante mucho tiempo. Trato de resumir. Que un email llegue a la bandeja de entrada de un usuario es una tarea complicada. El camino del email es largo y debe sortear todo tipo de filtros antispam.

Para ello debemos hacer un email correctamente maquetado en html, o bien texto. Si el email se realiza en html, hay que tener en cuenta que las imágenes deben ser nombradas, que el css debe ser inline, estándares w3c, nada de texto invisible. En definitiva, una maquetación en html muy estándar (comentar para los que no lo hagáis vosotros mismo o no tengáis la opción de subcontratar, que las herramientas de envío de emails -emBlue, por ejemplo- de las que hablaré más adelante, deben contar con plantillas html para hacer los envíos. También las hay fuera de las propias herramientas)

No conviene emails en una imagen, por supuesto nada de archivos adjuntos, nada de vídeo: cuanto más simple, mejor. Si queremos que vean algo o se descarguen algo, pongamos un botón y llevemos a la gente a la web, landing, etc., y lo hagan allí. El email es una vía para llevar a la gente a nuestro sitio web y que allí haga aquello que definimos. Pero además de una vertiente “técnica” del email, hay una de “marketing”, fundamental para que lo que enviemos interese a la gente:

El asunto debe ser corto, claro, evitando mayúsculas y palabras del tipo gratis, sexo.

email

La frecuencia, ni mucho ni poco, sino todo lo contrario: cuándo tengas algo que decir. Tan obvio, simple y complicado como eso.

Emails cortos, claros, sencillos, con una sola llamada a la acción clara y visible: un email, un objetivo.

Y siempre, para que todas estas teorías sean verificadas y sean útiles para TU caso en concreto, PRUEBA, testea imagen, texto, asunto, llamada a la acción, frecuencia.

Leave a reply