Belou +34 91 3456486

De bien es sabido que en todos los escenarios hay un principio y un final. Quizás es en estos momentos con todo el ‘boom’ de las redes sociales, de los móviles y tabletas de última generación, y todo cuanto se suma a esta burbuja tecnológica, no lo veamos con total claridad pero una parte de todo ello no está visible 100% al ojo del consumidor. Y digo esto porque una de las patas de la tecnología existente son las apps y hay muchas cosas aspectos que a los usuarios les gustaría conocer y que por desconocimiento no se ven cualificados para conocer más sobre el tema.

Es cierto que al principio muchos de los usuarios que conocían todo el entorno de las apps y las aportaciones que éstas conllevaban, les permitían investigar más sobre ellas y conocer las ventajas que éstas aportaban. A día de hoy, y teniendo en cuenta los cambios que se sucederán en los próximos años, y valorando algunos de cialisfrance24.com los datos del informe de Gartner se ha confirmado que para el 2018 menos del 0,01% de las aplicaciones para móviles serán consideradas un éxito económico por sus desarrolladores.

No obstante, el vicepresidente de Gartner, Ken Dulaney, explicaba en el análisis que “la mayoría de las aplicaciones para móviles no están generando beneficios y que muchas de ellas no están diseñadas para ello, sino para construir imagen de marca o solo por diversión. Los diseñadores que no lo sepan ver pueden encontrarse con la sorpresa de que los beneficios no le llegan”.

Las aplicaciones en los dispositivos son el despertar de muchos usuarios. Es un negocio que hasta ahora ha ido generando grandes ingresos pero en el que nadie se había parado a analizar desde el punto de vista económico. Existen demasiadas aplicaciones gratuitas y que hasta ahora no han generado muchos ingresos. Según Gartner, “prevé que para el 2017, el 94,5% de las descargas serán gratuitas. Y que entre las de pago el 90% son descargadas menos de 500 veces al día y hace menos de 1.250 dólares al día. Esto va a ir a peor en el futuro, cuando habrá más competencia, especialmente en los mercados de éxito”.

En estos últimos años, las aplicaciones de juegos como el famoso Candy Crash y el Puzzle and Dragons, han sido los líderes mundiales por los ingresos generados en el 2013, sin duda, todo un éxito entre los consumidores. Además, las grandes compañías como Apple ó Google han visto incrementados sus ingresos  gracias a  las descargas de aplicaciones, y de todo ello el 70% ha ido a parar a los desarrolladores.appCómo vemos son datos que a largo plazo repercutirán en el entorno de los desarrolladores y que obviamente,  los usuarios de estas aplicaciones se verán amenazados y llevados a pagar unos costes por el uso de éstas. Sin duda es algo que a todos nos concierne, y más aún si se analiza desde el punto de vista del desarrollador a la hora de preguntarse si el trabajo que desempeña consigue obtener unos beneficios que le sean rentables.

La nebulosa de la tecnología y de las aplicaciones’ gratuitas’ vemos como poco a poco se ha ido descomponiendo desde sus inicios, permitiendo al usuario llegar al fondo de todo ello, y es que ¡Señores! lo ‘gratis’ no sale cómo tal y al final si quieres seguir descargándote aplicaciones vas a tener que pagar un precio.

La pregunta que dejamos al aire es ¿Hasta dónde serán capaces de llegar los desarrolladores y las grandes compañías para adaptarse a esos modelos de descargas gratuitas, sin llevarse a cambio un beneficio económico correspondiente? Preguntas que a todo usuario le gustaría saber pero que tendrá que esperar hasta que llegue el momento dado.